21
Mar
11

Winnie the Pooh: Fantasía de peluche

Quizá no muchos estén enterados de que al regordete y marketinero personaje de Pooh no lo creó Disney, sino un señor llamado Alan Alexander Milne.

Escritor de cuentos infantiles, Milne, escribió varias obras de teatro de fantasía que fueron famosas durante los años 1920 y parte de los 30, cuando la gente empezó a conocerle como escritor infantil. Aunque no se inició como tal ya que escribió varias novelas de su época y una policíaca en 1922.

Originalmente intentó escribir cuentos para su hijo Christopher, cuando en 1926 nació un Oso llamado Winnie the Pooh. Lo cierto es que Milne no escribió los libros de Pooh para el público infantil. Es equivocada la creencia generalizada de que los hizo para su hijo. El propio Christopher Robin (hijo de Milne)  reconoció que su padre no se los leía. El sentido del humor que impregna las aventuras y algunos matices psicológicos de los personajes son difícilmente apreciables por los lectores más pequeños.

De todos modos, el oso surgió de un juguete. Era un osito de trapo que tenía su hijo, y utilizando ese oso de peluche le dio vida al mundo de fantasía de Pooh y sus amigos. Milne escribió dos libros de aventuras del osito y sus amigos: Winnie-the-Pooh (1926) y The House at Pooh Corner (1928) inspirándose en su propio hijo y sus peluches, convertidos actualmente en piezas de museo. Entre ambos se editó Now We Are Six (1927) en la misma línea de libro de poesías de When We Were Very Young y al igual que éste encuadrado dentro de la colección.

El ilustrador

Fue E. H. Shepard quién con su lápiz le dió forma a los cuentos de Milne. Con trazos simples y cierto carácter naif, el artista se inspiró en “Growler”, el oso de peluche de su propio hijo y no en el Pooh real. Lamentablemente el oso original ya no existe. Éste fue pasando a la próxima generación y terminó sus días en la boca de un destructor perro (según los archivos).

Podría decirse que Ernest Howard Shepard fue uno de los más grandes artistas tradicionales que se dedicaron a la ilustración en blanco y negro. Nació el 10 de Diciembre de 1879 y murió un 24 Marzo de 1976.

Su carrera como dibujante duró cerca de 75 años en los cuales además supo retratar a los personajes de “El Viento en los Sauces” de Kenneth Graham. Ambos lo llevaron a convertirse en una leyenda dentro del imaginario de la literatura infantil.

Es menos conocido el hecho de que además de trabajar para los niños, también se dedicó a la ilustración de muchos libros para adultos y pasó más de 30 años contribuyendo a la revista Punch. Su ejemplar estilo está caracterizado por una absoluta maestría en la línea y una imaginación verdaderamente inspiradora.

Los juguetes originales en los que Alan Alexander Milne se basó para crear los personajes. Desde la izquierda en el sentido de las agujas del reloj: Tigger, Kanga, Edward Bear (Winnie-the-Pooh), Eeyore, y Piglet.

 

El Pooh de Disney

Entre los entusiastas de los libros de Milne se encontraban las propias hijas de Walt Disney que acabó comprando sus derechos de imagen. En 1966 Disney hace la primera película sobre Pooh: Winnie Pooh and the honey tree/ Winnie the Pooh y el árbol de miel.

Cierto es que el Winnie the Pooh actual dista bastante del oso de los libros originales, pero el espíritu de Milne y la pluma de Shepard quedarán en la memoria de la literatura infantil como grandes creadores del siglo XX.

¿Qué han hecho de mí? - se preguntaría el viejo Pooh si se escapara de un libro ahora.

Fuentes: wikipedia.org / jomartin-illustrator.com / lair2000.net /

Anuncios

0 Responses to “Winnie the Pooh: Fantasía de peluche”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Veo las ondas de agua cambiar su tamaño, pero nunca abandonan la corriente de cálida inestabilidad. Así flotan los días a través de mis ojos, sin embargo esos días siguen pareciendo lo mismo. Y esos chicos a los que escupes, mientras tratan de cambiar sus mundos, son inmunes a tus consultas. Son completamente conscientes de lo que están pasando. (Changes - David Bowie)

Historial

Categorías

Escribí tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 9 seguidores


A %d blogueros les gusta esto: